Myanmar // Birmania // Burma

Pages

Suu Kyi recibe el doctorado honorario de Oxford con 19 años de retraso

viernes, 22 de junio de 2012

La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi recibió este miércoles el doctorado honorario que la Universidad británica de Oxford le concedió en 1993, pero que no pudo recibir porque la Junta militar que gobernaba Myanmar (antigua Birmania) la mantuvo bajo arresto domiciliario durante más de 15 años de las dos últimas décadas. Suu Kyi estudió Filosofía, Políticas y Economía en el Saint Hugh’s College de esa universidad entre 1964 y 1967 y vivió en esa ciudad inglesa hasta su regreso a Myanmar, en 1988.

En un emotivo acto, el profesor Richard Jenkyns le recordó: “Aquí estudiaste y forjaste amistades, aquí conociste las maravillas de la juventud, aquí, como esposa y madre, viviste una tranquila vida doméstica, hasta que el amor a tu país y la pasión por la causa de la libertad te hicieron volver”.

Suu Kyi, que cumplió el martes 67 años, se casó en Oxford en 1972, con el británico Michael Aris, quien murió en 1999 de cáncer, sin que ella pudiera visitarle. Aris no logró un visado para viajar a Yangon a reunirse con su esposa. Los militares autorizaron el viaje de Suu Kyi, pero ella decidió no hacerlo por temor a que nunca más la dejaran regresar.

El ministro británico de Exteriores, William Hague, en su comparecencia ayer en la Cámara de los Comunes, calificó a la activista y Nobel de la Paz —galardón que Suu Kyi recibió en Oslo el sabádo pasado con 21 años de retraso durante esta, su primera gira europea— de una figura absolutamente inspiradora. Hague alertó, sin embargo, de que aún queda un largo camino por recorrer, en materia de derechos humanos.

La UE y EE UU han levantado buena parte de las sanciones económicas y diplomáticas que pesaban contra la Junta militar que durante casi medio siglo gobernó con puño de hierro ese país asiático. En una entrevista con la BBC, Suu Kyi rechazó que el proceso de apertura emprendido por el presidente Thein Sein tenga como único objetivo el levantamiento de esas sanciones. Suu Kyi reconoció en esa entrevista que querría gobernar Myanmar tras las elecciones de 2015, pero solo si puede “guiar al pueblo birmano por le camino correcto.

Está previsto que la activista se reúna con el príncipe Carlos; el primer ministro, David Cameron, y con Hague, antes de pronunciar un histórico discurso ante las dos cámaras del Parlamento británico. Ayer se reunió con el Dalai Lama, que también realizaba una gira por Inglaterra. El líder espiritual tibetano solicitó con frecuencia la liberación de Suu Kyi.

Visto en El país.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Publicar un comentario en la entrada