Myanmar // Birmania // Burma

Pages

La ONU advierte de que la violencia entre las comunidades pone en peligro la estabilidad del país

jueves, 14 de junio de 2012

El representante especial de la ONU para asuntos humanitarios en Birmania, Tomás Ojea Quintana, ha advertido de que la violencia en el estado de Rakhine entre distintas comunidades está poniendo en peligro la integridad y las reformas democráticas del país.

Un total de doce personas han muerto desde que la semana pasada se produjeran diversos enfrentamientos entre las comunidades budistas y musulmanas en el estado de Rakhine (oeste). El principal altercado ocurrió el domingo 3 cuando diez musulmanes murieron a manos de una turba de budistas.

Birmania comenzó una serie de reformas con la celebración de elecciones en noviembre de 2010. Aunque estos comicios fueron calificados de fraudulentos por observadores y organizaciones internacionales, permitieron la llegada de un gobierno civil al poder tras décadas de dictadura militar.

El Gobierno ha destacado que para avanzar en los cambios hacia la democracia es necesaria la unión de todos los grupos étnicos y religiosos y evitar enfrentamientos entre ellos.

"Las tensiones que surgen de las discriminaciones que sufren las minorías étnicas y religiosas suponen una amenaza para la transición democrática y estabilidad de Birmania", ha advertido Ojea Quintana. "Insto a todas las partes a contenerse, respetar la ley y no utilizar la violencia", ha declarado.

"El Gobierno debería tratar estas cuestiones al tiempo que hace esfuerzos por avanzar en otras cuestiones de Derechos Humanos", ha señalado. "Es importante que el Gobierno intensifique sus esfuerzos de rebajar la tensión y devolver la seguridad para impedir que se extienda la violencia", ha afirmado.

El representante de la ONU ha indicado que la discriminación contra los musulmanes rohingyas está detrás de los conflictos étnicos en la zona. "Las acciones políticas deben llevarse a cabo de forma imparcial y teniendo en cuenta los Derechos Humanos y con respeto a los principios de legalidad, proporcionalidad y con el no a la discriminación", ha señalado en un comunicado enviado también al presidente del país, Thein Sein.

Ojea Quintana ha destacado que las fuerzas de seguridad también deben cumplir con estas prerrogativas y que los medios de comunicación deben abstenerse de fomentar la violencia.

Rakhine acoge a la principal comunidad musulmana de Birmania, principalmente rohingyas, musulmanes que fueron llevados por la fuerza al país en la década de 1820 por los colonizadores británicos para utilizarlos como mano de obra.

Visto en El economista.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Publicar un comentario en la entrada