Myanmar // Birmania // Burma

Pages

Rusia, a favor de levantar sanciones contra Myanmar

jueves, 17 de enero de 2013

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, declaró hoy en Myanmar que Moscú aboga por levantar las sanciones que ciertos países aún mantienen contra el Estado asiático.

En las circunstancias actuales, no existe justificación alguna para estas sanciones”, expresó Lavrov tras una reunión con su homólogo de Myanmar, Wunna Maung Lwin.

El canciller ruso señaló al respecto que Moscú valora positivamente la política del Gobierno de Myanmar y su deseo de potenciar los vínculos con el mundo exterior, considerando que esto “abre nuevas posibilidades para desarrollar relaciones entre ambos países en diferentes ámbitos”.

Adelantó asimismo que Moscú y Naypyidaw tienen la intención de crear una comisión intergubernamental y acelerar los preparativos de un acuerdo para proteger las inversiones. También se prevé firmar sendos convenios de cooperación en materia de cultura y educación, anunció Lavrov.

Según el jefe de la diplomacia rusa, quien invitó a su homólogo Wunna Maung Lwin a visitar Rusia, las partes acordaron también celebrar 65º aniversario de las relaciones diplomáticas bilaterales.

Rusia y Myanmar tienen desde siempre relaciones de amistad y confianza. En febrero se cumplen 65 años de las relaciones diplomáticas y hemos acordado celebrar actividades especiales con este motivo”, indicó.

Las relaciones diplomáticas entre los dos países datan del 18 de febrero de 1948, aunque prácticamente fueron inexistentes durante la dictadura militar contra la que la comunidad internacional impuso sanciones. Estos vínculos se reactivaron una vez que el país asiático emprendió reformas políticas, sociales y económicas de gran envergadura.

Las duras sanciones económicas impuestas por EEUU y Europa en represalia por las violaciones de los derechos humanos en Myanmar se mantuvieron vigentes durante más de dos décadas.

En marzo de 2011 la junta militar traspasó el poder a un Gobierno civil recién formado y un año después la Unión Europea levantó casi todas las sanciones contra Naypyidaw, excepto el veto a las exportaciones de armas. También se mantuvieron congelados los activos europeos de los funcionarios de Myanmar.


Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Publicar un comentario en la entrada