Myanmar // Birmania // Burma

Pages

Rechazado el recurso contra el arresto de Suu Kyi

lunes, 1 de marzo de 2010

El Tribunal Supremo birmano ha rechazado la apelación de la líder opositora contra su arresto domiciliario. La premio Nobel de la Paz lleva 15 años encerrada en casa.


El fallo se ha hecho público en el tablón de anuncios del Supremo sobre las 10.30 hora local (05.00 en España peninsular) y comunicado a los embajadores acreditados en Rangún.

La premio Nobel de la Paz y líder de la Liga Nacional para la Democracia (LND) ha pasado 15 de los últimos 21 años encerrada en su domicilio. El pasado mes de agosto recibió una nueva sentencia de 18 meses después de que un ciudadano estadounidense irrumpiese en mayo de 2009 en su vivienda tras cruzar el lago que la rodea.

El ministro del Interior de la Junta Militar birmana, el teniente general Maung Oo, afirmó el pasado 21 de enero que Suu Kyi, de 64 años, quedaría finalmente libre el próximo mes de noviembre.

Los jueces rechazaron el argumento de la defensa de que Suu Kyi fue juzgada y condenada bajo una legislación de la Constitución de 1974, anulada por la Carta Magna aprobada en referéndum en el 2008.

Dieron la razón a la fiscalía, que durante todo el proceso ha insistido en que los artículos referentes a la seguridad nacional aplicados a la activista siguen en vigor. Un tribunal birmano ya rechazó la apelación de la Nobel de la Paz contra su arresto domiciliario

El abogado de la líder opositora ya ha anunciado que recurrirán la decisión del Tribunal Supremo que mantiene a la disidente en arresto domiciliario, después de rechazar una apelación previa sobre esta medida.

El letrado Nyan Win, que fue excluido de la vista, confirmó a la prensa que el juez rechazó la apelación sin ofrecer "ninguna razón" de su negativa. El abogado avanzó que en cuanto conozca los detalles del veredicto recurrirá a la máxima instancia judicial que aún queda la liberación de la líder de la Liga Nacional para la Democracia.

El embajador británico en Birmania, Andrew Heyn, señaló hoy que, aunque la resolución del Supremo "no supone ninguna sorpresa", se encuentra "profundamente decepcionado" por ella, especialmente porque este año se celebrarían las primeras elecciones en el país asiático en dos décadas. "Si los comicios de este año aspiran a tener credibilidad y legitimidad, todas las opiniones políticas deberían tener la oportunidad de expresarse ante el electorado", añadió.

Birmania vive bajo una dictadura militar desde 1962 y no celebra elecciones democráticas desde 1990, cuando Suu Kyi y su Liga Nacional para la Democracia arrasaron en las urnas al partido de los generales, que jamás reconocieron aquella derrota.

El embajador francés, Jean Pierre Lafosse, dijo que Suu Kyi ha sido “víctima de un juicio vergonzoso.”

En la misma línea, el director ejecutivo de la Campaña Estadounidense por Birmania, Aung Din, lamentó que “el sistema judicial birmano es sólo una parte del mecanismo opresor del régimen”. Denunció que la intención de la Junta Militar es silenciar a quien desafíe la administración actual, comenzando por la policía y terminando por los funcionarios de prisiones.

Del mismo modo la corte también ha negado la libertad de las dos asistentes que trabajaban en la casa de Suu Kyi, Khin Khin Win, y la hija de esta, Win Ma Ma.

Las muestras de condena no se han hecho esperar; comenzando por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, quien a través de su portavoz, Martin Nesirky, mostró su “decepción” y reiteró su “petición para que se liberen todos los presos políticos y puedan participar libremente en el proceso político” añadiendo que estos son “pasos esenciales para la reconciliación nacional y la transición democrática en Birmania”.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Publicar un comentario en la entrada