Myanmar // Birmania // Burma

Pages

Birmania: nubarrones ante el año nuevo

lunes, 29 de marzo de 2010

I – EL VALOR DE LA DECENCIA
A mediados del mes de abril se celebra en Birmania (Myanmar) la llegada del Año Nuevo de acuerdo a su tradicional calendario lunar. Este nuevo año, llega para Birmania cargado de nubarrones, pero no por ello vacío de esperanzas porque como nos ha dicho Suu Kyi en una de sus Cartas desde Birmania (Carta 9. Apuntes del Año Nuevo) escritas a mediados de la década de 1990, ”El inicio del Año Nuevo es un período en que a todos nos gusta alzar la vista al cielo, en que esperamos que nuestros amigos de todo el mundo se unan a nosotros en nuestra búsqueda de luz y calor”. En el Prólogo a la edición de estas Cartas, editadas en castellano por la Editorial Circe en 1998, el prologuista, Fergal Keane, además de señalar que están animadas de coraje, fuerza y humanidad, en algún momento las califica de “decentes. (NOTA1)

La voz “decente” quizá pudiera parecer de corto significado, pero su presencia como cualidad de la persona es siempre necesaria. Algunos podrían equipararla a “legal” o “de fiar”.Pero pienso que ser “decente” es algo más. Es equilibrar el interior con el exterior de la propia persona. Es responder desde valores éticos asimilados a las demandas y requerimientos de comportamiento internos (propios) y externos (de otros, de las circunstancias, del ambiente). Es ser integro y no ser falaz. (NOTA 2)

De que las personas seamos decentes, simplemente decentes, dependen muchas cosas en nuestra vida personal y en la vida social en general, que se conforma de actitudes personales, que interaccionan entre sí.

Y en esta exigencia de decencia, pienso que sería indecente volver a olvidarnos de Birmania ya tantos años olvidada. Ya sabemos que no está de moda. Que las llamativas imágenes de los monjes ya no lucen en las portadas de los periódicos. Si algunas personas hablan de Birmania es rememorando –sin remordimiento alguno– los paisajes y las buenas gentes birmanas. Digo “sin remordimiento” porque efectivamente nadie les ha informado de la pesada losa del poder de la Junta Militar que soportan sus habitantes y de los sufrimientos, en algún momento indescriptibles de sus pacificas gentes. Ni, por supuesto, de la Premio Nobel de la Paz de 1991 y presa de conciencia declarada por Amnistía Internacional, Daw Aung San Suu Kyi, de cuyo nombre y circunstancias vitales se extrañan si les preguntas por ella.

Pero hablar de Birmania no significa sólo poner en consideración su penosa situación bajo la dictadura militar, sino también aprender de sus genuinos valores y muy especialmente de aquellos que sostienen y guían la actuación y la pacífica lucha de Suu Kyi.

En ocasiones me sorprendo, me preocupa e incluso me angustio, al comparar, por un lado,el enorme espíritu y decencia con que la Premio Nobel de la Paz de 1991, Daw Aung San Suu Kyi, habla, valora y lucha pacíficamente a favor de la democracia, los Derechos Humanos y la Ley como garantía de los ciudadanos, así como de la necesarialucha contra la corrupción, y por otro, algunos –en ocasiones muchos– comportamientos “indecentes” ensociedades occidentales llamadas democráticas.

La cierta “impunidad” social con la que por estos “lares” se juzgan y valoran muchos comportamientos democráticamente faltos de decencia es alarmante. Y por si fuera poco, muchos los aplauden y aún los restriegan por nuestros ojos alegando que sobre ellos no ha recaído sentencia penal firme. ¡Vaya por Dios!


II – EQUILIBRIOS IMPOSIBLES
La esencia de la democracia no está sólo en la posibilidad del voto y la elección, sino también inexcusablemente en la decencia con la que se ejercita día a día el poder nacido de ese voto, y el desarrollo general de la vida social. En definitiva el clima de “decencia democrática” es esencial para el florecimiento, crecimiento y fortalecimiento de la misma.

A mi me parece que, a efectos de las exigencias democráticas, la valoración de la “decencia” tienen que estar por encima de si un representante político resulta o no condenado en proceso penal o civil (con todos los vericuetos garantistas que lógicamente estos tienen). Pues un comportamiento no decente (indecente) esté o no tipificado legalmente, no puede ser admitido con benignidad por la sociedad, porque con ello se socavan los valores de respeto al otro y de pacifica convivencia esenciales en la democracia.

En España seguimos viendo muchos ejercicios de equilibrios imposibles en defensa de comportamientos que, al margen de cualquier sanción legalmente exigible o no, son manifiestamente no decentes e ¡increíble! partidos políticos y agrupaciones de diversa naturaleza, los defienden con el argumento de no estar penados, o no haber recaído sentencia sobre ellos, en base a una utilización torticera del concepto de presunción de inocencia que afecta a lo penal, pero no a la valoración de la conducta “decente”, que es de otra naturaleza, pero igualmente exigible.

III -ELECCIONES EN BIRMANIA: EL CUENTO DE LA BUENA PIPA.
El año 2010 está previsto que sea un año electoral en Birmania. No se sabe cuando. Pero las reglas del proceso están ya escritas. Y con ellas garantizado que algunos opositores, los más significativos y desde luego Suu Kyi, nunca podrán estar entre los elegidos, porque nunca habrán podido estar previamente entre los candidatos elegibles.

La situación de Birmania me recuerda aquel cuento infantil reiterativo que alguna vez, con inquietud y cierta desesperación, escuchamos en nuestra infancia, el famoso cuento de la “Buena Pipa”: ¿Quieres que te cuente el cuento de la Buena Pipa? “Si”, o “no” se responde. Y el narrador: Yo no digo que sí (o no), sino que si quieres que te cuente el cuento de la Buena Pipa. Y así de forma recurrente “ad infinitum”.

Porque así llevamos, al menos desde al menos 1990, con unas elecciones ganadas por la Liga Nacional para la Democracia, sin que sus resultados hayan sido aceptados, en un eterno “vuelva usted mañana”, y sin que en ningún momento fueran anulados. Sólo hace unos días, a mediados de marzo de 2010, la Junta Militar Birmana procedió, después de 20 años de ignorar el resultado, a anular, las elecciones celebradas el 27 de mayode 1990. ¡¡¡¡A buenas horas!!! (NOTA 3)

Como sabemos el pueblo de Birmania, con cientos de presos políticos, es víctima de una dictadura interminable que perdura ya 48 años desde el “golpe de estado” del general Ne Win en 1962, renovándose y heredándose a sí misma. No le afecta a esta Junta Militar ni la vejez ni la muerte. Porque aunque hay un General que se constituye en Presidente y “manda más” de la Junta Militar, ésta puede sustituirle por otro de sus miembros en caso de necesidad o incluso por desacuerdos entre ellos y según se equilibren las fuerzas y apoyos con que cuente cada uno. Y así ha venido sucediendo.

IV – LA OPACIDAD DE INFORMACIÓN.
Sin prodigarse mucho, las noticias sobre Birmania (Myanmar) y sus gentes han ido alcanzando una pequeña presencia en algunos rincones de la prensa en España, especialmente a partir de la llamada “revolución del azafrán” protagonizada por los monjes birmanos en Septiembre de 2007. Posteriormente, en mayo de 2008 Birmania, desbastada por el ciclón Nargis, que asoló la zona sur del país, fue víctima no sólo de las fuerzas de la naturaleza, sino también muy especialmente de la insensibilidad y crueldad de la Junta Militar gobernante que, ante la indignación –y permisividad– del llamado mundo civilizado, dificultó e impidió la llegada de la ayuda internacional a las víctimas de la tragedia.

No obstante el desastre humano e institucional que supuso el ciclón Nargis, mostrando ante el mundo el hermetismo cruel de la Junta Birmana, ésta no cejo en su empeño de celebrar un referéndum previsto para ese mismo mes de mayo de 2008, sobre un texto de Constitución que se venía elaborado desde hacía algún tiempo y en cuya elaboración no había podido participar ni Suu Kyi ni el partido político por ella impulsado, la Liga Nacional para la Democracia, ni muchos otros miembros de la oposición y de la comunidad birmana.

En agosto de 2009, cumplidos y rebasados los plazos para la liberación de Suu Kyi, (detenida ininterrumpidamente desde el 30 de mayo de2003, siendo así que según las normas establecidas por la propia Junta Militar, nadie puede permanecer detenido sin ser sometido a juicio más de 5 años seguidos), se produjo un peculiar incidente, seguido del procesamiento y condena judicial de tres años de trabajos forzadosa Suu Kyi, con motivo de la extraña entrada de un intruso en su casa. Ya vemos qué cosas constituyen delito en Birmania y como se penan. Pronto sin embargo, en lo que hemos denominado en su día una ”pirueta política”, la Junta Militar “motu propio” conmutó la mencionada sanción de tres años de trabajos forzados por 18 meses de retención domiciliaria.

En todo este calvario de Suu Kyi se han producido algunos momentos de tenue esperanza, como, por ejemplo, cuando por la presión internacional fue temporalmente liberada con limitaciones de movilidad en 1995 para ser luego nuevamente sometida a arresto en 1996. Pero también otros muchos de profundo e íntimo dolor, como cuando en 1999, pese a estar en la fase terminal de un cáncer de próstata, su esposo Micheal Aris no fue autorizado a visitarla en Birmania, falleciendo finalmente este en marzo de ese mismo año en Inglaterra sin que ambos cónyuges pudieran darse un simple abrazo de despedida.

A efecto de las elecciones previstas para 2010, la Junta Militar ha constituido una Comisión Electoral formada por 17 personas, pero, según dijimos, se ha establecido por las normas electorales que en estas elecciones no podrá participar Suu Kyi (estuvo casada con un extranjero y ha sido condenada por los tribunales) y tampoco otros cientos de presos políticos existentes en el país.

Recordemos finalmente que Birmania y Suu Kyi han sido objeto de especial atención en ATRIO, al menos desde 2007, con la publicación de numerosos artículos, entre otros (para los que estuviese interesados en su consulta): “La mujer y los monjes de Birmania” 27 de septiembre de 2007; “Referéndum con trampa en Birmania”. 24 de abril de 2008; “Libro de condolencias y de esperanzas por Birmania” 10 de mayo de 2008; “Crimen contra la Humanidad en Myanmar” 15 de mayo de 2008; “¡¡ LIBERTAD PARA SUU KYI !!”28 de mayo de 2008; “Juegos dictadura y corrupción en China” 9 de agosto de 2008; “Primer Aniversario de la Revolución del Azafrán” 24 de septiembre de 2008; “Brotes verdes para Birmania” 14 de mayo de 2009; “La farsa de Rangún”11 de julio de 2009 y “No por esperada menos indignante”. 31 de agosto de 2009.

NOTAS

NOTA 1
“Ahora , al leer estas maravillosas “Cartas desde Birmania”, escritas entre noviembre de 1995 y diciembre de de 1996 (…), me siento conmovido por la decencia que resplandece en ellas” (Texto del Prólogo de Fergal Keane, traducción de Juan Abeleita, en la versión castellana de “Cartas desde Birmania, editada por Circe en 1998, página 9)

NOTA 2
Según Joan Coromines (“Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana”, Editorial Gredos, edición de 2008) la palabra “decente” puede datarse en 1517, tomada de decens-decentis, participio activo de decere, convenir , estar bien (algo o alguien), ser honesto.Entre los derivados: decencia, decoro etc.

NOTA 3
La Liga Nacional para la Democracia había ganado las elecciones en 1990 (392 de los 485 escaños en liza), y este resultado nunca ha sido admitido por la Junta Militar, pese a que fueron ellos los organizadores y garantes de la elecciones.

Artículo de Eloy Isorna tomado de Atrio.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Publicar un comentario en la entrada