Myanmar // Birmania // Burma

Pages

El Consejo de Seguridad analiza las elecciones convocadas por la Junta Militar birmana

lunes, 29 de marzo de 2010


La reunión a puerta cerrada convocada por el Reino Unido también sirvió para demostrar de nuevo las divergencias en el seno del máximo órgano entre los Gobiernos occidentales y China en relación al régimen birmano.

El embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant, dijo a la salida del encuentro que varios de los 15 miembros del Consejo expresaron su preocupación respecto al grado de imparcialidad de las leyes electorales birmanas.

'Se quedan lejos de lo que la comunidad internacional considera un proceso libre y justo, y también de las expectativas expresadas por anteriores declaraciones' del Consejo, consideró el diplomático.

Lyall Grant recordó que la ONU ha destacado en varias oportunidades la necesidad de que la Junta Militar libere a todos los presos políticos, incluida Aung San Suu Kyi, y que cree las condiciones para llevar a cabo un proceso de reconciliación nacional.

Asimismo, rechazó la postura de otros miembros del Consejo, como China, que se oponen a intervenir en lo que consideran los asuntos internos de un país soberano.

'Estas leyes conducen a la celebración a finales de año de un proceso (electoral) que no será libre y justo, y que de diferentes maneras está diseñado para dificultar que Aung San Suu Kyi y el opositor LND se registren', agregó.

Por su parte, el embajador de China ante la ONU, Li Baodong, reafirmó la opinión de Pekín de que los comicios generales que celebrará Birmania a finales de año servirán para hacer avanzar 'el proceso de reconciliación y democracia'.

'Es muy importante que la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad ayuden a Myanmar a propiciar un ambiente constructivo y saludable para las próximas elecciones generales', agregó.

La situación política en Birmania volverá a ser objeto de discusión en Naciones Unidas el jueves en la reunión que el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, tiene previsto llevar a cabo con los países que conforman el llamado Grupo de Amigos de Myanmar.

Entre los asuntos que probablemente discutirán estará la decisión de Suu Kyi de no registrar la candidatura del LND a las elecciones, de la que informó hoy el rotativo de la disidencia birmana The Irrawaddy.

La nueva legislación electoral aprobada por el régimen militar establece que ningún condenado puede participar en política, lo que descalifica a Suu Kyi, ya que lleva 14 de los últimos 20 años bajo arresto domiciliario.

Además de la Premio Nobel de la Paz, Birmania tiene cerca de 2.200 presos políticos que no podrán estar en las elecciones, como pide la comunidad internacional, con la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea al frente.

Visto en Terra.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Publicar un comentario en la entrada