Myanmar // Birmania // Burma

Pages

Medias verdades

sábado, 24 de mayo de 2008

Ya lo dice Jotman: si me engañas una vez, es tu culpa; si me engañas dos, es mía. Así nos ha pasado, por lo menos a nosotros.
Hace unos días saltó la noticia: los dictadores birmanos permitían la ayuda extranjera. Leyendo la letra pequeña veíamos que esa ayuda era sólo la de sus amigos de la ASEAN.
Ayer leímos otra noticia: los dictadores birmanos por fin permitían la entrada de cooperantes internacionales. Hoy leemos la letra pequeña: pero sólo los cooperantes; nada de barcos o helicópteros que puedan llevar la ayuda.
Sinceramente, esto ya está pasando de obscuro a negro. La gente se muere.
Mentiras; engaños; propaganda. Muerte.
¿Y la ONU? Charlando con los dictadores. Ante unas ineficiencia e ineficacia tales, ¿no habría que plantearse el despedir a alguien? Y Gambari... desaparecido.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

3 comentarios:

Carlos Sardiña Galache dijo...

En realidad, Gambari no está exactamente desaparecido. Las últimas noticias, del pasado martes, fueron que estaba en su Nigeria natal... ¡presentando un libro!

www.irrawaddy.org/article.php?art_id=12130

CHucky dijo...

¡Jesús! (grito desesperanzado).

Sólo podría ser peor si le hubiesen pillado rascándose la barriga en una playa.

Hace ya bastante tiempo (no por Birmania, mucho antes) que se empezaron a oir voces indicando que la ONU no servía para nada, que no era más que una fachada bonita, que realmente no hacían nada más que emitir comunicados, dictámentes que todo el mundo se pasaba por el "arco del triunfo".
Cada vez estoy más convencido de que así es.

Una pena.

Gracias Carlos.
Sigue ahí, por favor.

CHucky dijo...

Carlos... de pronto me he acordado de Umbral, gritando aquello de "¡Yo he venido aquí a hablar de mi libro!".
¿Reir o llorar?

Publicar un comentario