Myanmar // Birmania // Burma

Pages

Medias verdades

sábado, 24 de mayo de 2008

Ya lo dice Jotman: si me engañas una vez, es tu culpa; si me engañas dos, es mía. Así nos ha pasado, por lo menos a nosotros.
Hace unos días saltó la noticia: los dictadores birmanos permitían la ayuda extranjera. Leyendo la letra pequeña veíamos que esa ayuda era sólo la de sus amigos de la ASEAN.
Ayer leímos otra noticia: los dictadores birmanos por fin permitían la entrada de cooperantes internacionales. Hoy leemos la letra pequeña: pero sólo los cooperantes; nada de barcos o helicópteros que puedan llevar la ayuda.
Sinceramente, esto ya está pasando de obscuro a negro. La gente se muere.
Mentiras; engaños; propaganda. Muerte.
¿Y la ONU? Charlando con los dictadores. Ante unas ineficiencia e ineficacia tales, ¿no habría que plantearse el despedir a alguien? Y Gambari... desaparecido.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

3 comentarios:

Publicar un comentario