Myanmar // Birmania // Burma

Pages

EE.UU. nombra al primer embajador en Birmania desde 1990

sábado, 7 de abril de 2012

La Casa Blanca ha designado a Derek Mitchell para ser el primer embajador de Estados Unidos en Birmania desde el año 1990. Washington lanza así una clara señal a las autoridades birmanas de querer mejorar las relaciones diplomáticas entre los dos países.

El nombramiento del hasta ahora coordinador especial del Departamento de Estado para Birmania como nuevo embajador constituye una respuesta rápida de la administración Obama a la transparencia con que transcurrieron las elecciones parciales el pasado domingo en este país del sudeste asiático, que ganó el opositor partido de la Liga Nacional por la Democracia (LND), liderado por Aung San Suu Kyi.

La responsable de la política exterior estadounidense, Hillary Clinton, ya lo adelantó el pasado miércoles, cuando anunció que Estados Unidos tenía intención de levantar algunas de las sanciones que pesan sobre Birmania y que procedería a nombrar un embajador. Hoy ha trascendido que Mitchell, que asesoró en materia de política exterior a Barack Obama durante su campaña presidencial, ha sido elegido para este puesto.

Derek Mitchell es un veterano conocedor de la región. Ha sido subsecretario adjunto de Defensa para Asia-Pacífico y la Casa Blanca le nombró hace prácticamente un año para que dirigiera la nueva política de compromiso de Washington con el gobierno birmano que preside Thein Sein y es apreciado en Naypyidaw, la nueva capital birmana.

Su papel en el país será clave para apuntalar las reformas económicas y políticas que han iniciado las nuevas autoridades birmanas y que precisarán del apoyo tanto de Estados Unidos como de la Unión Europea, según apunta Foreign Policy en su página web.

Birmania se encuentra actualmente en una fase del proceso de transición muy delicada. El movimiento opositor de la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, barrió al oficialista Partido del Desarrollo y la Solidaridad de la Unión en las elecciones del pasado domingo. El presidente Thein Sein ha celebrado el resultado de las elecciones, pero los sectores más conservadores del país y del ejército están presionando al Gobierno y a su presidente para que frene, o como mínimo acote, el proceso de transición democrática puesto en marcha.

Washington y Bruselas se han comprometido a levantar paulatinamente las sanciones políticas y económicas a medida que Birmania avanza en su proceso de transición democrática. La comunidad internacional aplicó estas sanciones a principios de los años noventa en señal de protesta por la constante violación de los derechos humanos por parte de la junta militar que entonces gobernaba el país.

Visto en La vanguardia.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

1 comentarios:

Publicar un comentario