Myanmar // Birmania // Burma

Pages

18 meses de arresto domiciliario

martes, 11 de agosto de 2009

A última hora de anoche leíamos una noticia curiosa en Mizzima, un rumor que apuntaba a que el arresto de Aung San Suu Kyi iba a ser renovado. Sin aclarar los motivos (parece que no está relacionado con el juicio a que está siendo sometida), su abogado, Nyan Win, declaró a Mizzima que Suu Kyi había recibido instrucciones para que contactase con algún arquitecto para renovar su villa, situada en el número 54 de la Avenida Universidad de Rangún.

Según Nyan Win, "se va a proceder a una reparación y renovación de la residencia de Suu Kyi, mas el arquitecto aún está trabajando en los diseños; estos han de ser aprobados por la propia Suu Kyi antes de que los trabajos comiencen". Hay que recordar que tras el paso del Nargis la casa de La Dama se vio afectada, como casi todas las de Rangún.

Recordemos también que hace unos días saltaba la extraña noticia de que un hermano (en verdad, primo hermano) de Suu Kyi quería poner en venta la casa de esta en Rangún, o al menos una parte de esta. No está claro si esta venta tiene alguna relación con las obras.

Algo más tarde, madrugada en España, leíamos una serie de preguntas de una rueda de prensa del Jefe de las Fuerzas de la Policía de Myanmar en las que este indicaba que Yettaw estaba mejor y que probablemente saldría del hospital, lo que hacía suponer que no se retrasaría el juicio; al poco leíamos que, efectivamente, Yettaw había salido del Hospital General de Rangún, lo que confirmaba que el juicio contra Suu Kyi no se iba a volver a retrasar, como parecía ayer.

Finalmente la Junta militar avisaba que no toleraría protestas ni disturbios como consecuencia de la sentencia del juicio. La seguridad se reforzaba en Rangún. Estaba claro: la sentencia se leería el martes 11, como estaba previsto (tras el último retraso). Además, se iba a permitir el acceso de periodistas y diplomáticos a la sala para la lectura del veredicto.

Finalmente la lectura tuvo lugar y Suu Kyi fue encontrada culpable de haber violado su arresto domiciliario. La condena impuesta en principio fue de tres años (algunas fuentes hablan solo de prisión, otras de trabajos forzados); esta condena fue rápidamente reducida a 18 meses de arresto domiciliario por órdenes directas de Than Shwe (leídas por el Ministro de Interior, Maung Oo), que indicaron que el arresto se cumpliría en su casa en Rangún.

Algunos medios españoles se han hecho eco de la noticia; entre ellos ADN (vía Meneame), El país o El mundo.

De momento no hay más noticias.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

Publicar un comentario en la entrada