Myanmar // Birmania // Burma

Pages

Dinero noruego contribuye a grandes sufrimientos en Birmania

domingo, 2 de enero de 2011

Mi dinero y tu dinero contribuyen a que varios miles de trabajadores birmanos de la industria del petróleo se vean expuestos a asesinatos, esclavitud y desplazamientos, muestra un nuevo informe. Kjell Magne Bondevik, antiguo jefe de gobierno y buen conocedor de Birmania, se muestra consternado y pide al gobierno que intervenga.

Con un total de 4.700 millones de dólares invertidos en un total de 15 compañías internacionales contribuyen las arcas noruegas en buen grado a que se violen los derechos humanos en Birmania. Esto supone también una violación de las directrices éticas que Noruega se ha marcado. Lo asegura la organización Earth Rights International (ERI) en un informe que se presenta hoy.

-No pedimos que el Consejo ético haga nuevas reglas o leyes. Pedimos sencillamente que el Consejo ponga en práctica las directrices que de hecho ya existen, y que nosotros en este informe mostramos claras violaciones, dice el autor del informe y experto en derechos humanos Matthew Smith.

Violaciones graves.
Asesinatos, trabajos forzados, desplazamientos forzosos, confiscación de tierras sin compensación, ataques a los civiles y a los derechos políticos, aumento de la inseguridad étnica en las provincias, y destrucción del entorno natural que sustenta la vida de agricultores y pescadores están entre los derechos humanos violentados en la lista del informe.

Además se acusa a varias compañías por la violación de las directrices de la OCDE para las compañías multinacionales, entre otras por no presentar información sobre la explotación del negocio, y por atropellar a la población local. Según Transparency International Birmania se encuentra en tercer lugar entre los países más corruptos del mundo. Según el informe del ERI la junta militar es la que se encuentra detrás de muchos de los ataques para asegurar los intereses de las compañías.

-Es una contradicción que Statoil, que ha creado gran parte de la riqueza que el Fondo soberano invierte después, no quiera ella misma entrar en Birmania. Esto es una contradicción política, opina Smith de ERI.

Bondevik indignado.
El líder del Centro de Oslo para la paz y los derechos humanos, Kjell Magne Bondevik, ha manifestado que es absolutamente erróneo invertir en compañías de gas y petróleo en países como Birmania, porque los ingresos contribuyen a financiar un régimen militar que en sí mismo es una violación de los derechos humanos. El reciente informe le da al antiguo presidente de gobierno agua al molino. El advierte ahora al gobierno para diferenciar entre el aprendizaje y la experiencia:

-Es indignante que el Fondo soberano (Fondo de pensiones, como se llama realmente, red.) tenga intereses creados en compañías que trabajan en Birmania. Mientras Noruega esté apoyando las sanciones contra el país, el Fondo tampoco debe invertir en empresas con actividad allí, dice él para Dagsavisen.

Fue durante el gobierno de Bondevik cuando las líneas directrices fueron establecidas en el 2.004. El informe muestra sin embargo que en la actualidad no son lo suficientemente buenas, dice Bondevik y exige que el Gobierno vuelva a revisarlas con el objeto de que también afecten a Birmania.

Åse Sand, del Comité para Birmania, cree que esta situación es una provocación, y muestra que tanto el Comité como el ERI hace ya tiempo que vienen advirtiendo al Consejo Ético sobre lo que está sucediendo.

-Ni siquiera hemos recibido una respuesta. Esto es señal de que el Consejo Ético no está al tanto de lo que sucede en Birmania, o bien prefiere aparcar el tema mientras no haya mucho ruido en torno al problema, dice ella.

Falta de control.
Dagsavisen se ha centrado recientemente en la falta de control del Fondo de Pensiones acerca de las inversiones en las aproximadamente 8.000 compañías de todo el mundo. El profesor titular en ética, Kristian Alm de la escuela BI, manifestó la semana pasada que el Fondo soberano está fuera de todo control. Entre otras cosas Dagsavisen ha contado sobre varias empresas que según la Fundación para la selva tropical están talando bosques con la ayuda de 11.200 millones de coronas noruegas. Sand del Comité para Birmania dice sentirse mal cuando piensa que “su dinero” está contribuyendo a crear semejantes situaciones.

-Yo opino también que es muy triste que el Fondo soberano y el ministerio de economía se etiqueten a sí mismos como uno de los Fondos con mayor ética del mundo. Parte de la argumentación para hacer las directrices de actuación éticas era que estuvieran en consonancia con el código moral de la población noruega. Yo no veo de ninguna manera que estas inversiones estén de acuerdo con ellas, dice ella.

Si te ha interesado este artículo, compártelo.


votar

2 comentarios:

Publicar un comentario